Select Page

Cuando piensas en tener un negocio, lo ves como ese bebe tan añorado y esperado, como ese sueño que hará de volverse realidad. Estamos ansiosos por ese GRAN DIA de nuestra apertura. Cuando llega el momento, lo atendemos y cuidamos como a nadie. Por fin vemos realidad lo que con tantos años de esfuerzo y sudor hemos logrado.

Desafortunadamente, el tener un negocio y no estar preparado de lo que sigue es muy semejante a ser padre adolecente. Pensamos en lo bello y hermoso que será el cargar a nuestro bebe pero no tenemos ni idea de cómo cambiar un pañal, alimentarlo, educarlo ni mucho menos darle instrucciones de cómo ser una buena persona en la vida.

Así pues, todo comienza por un impulso de crear un negocio y una vez que se tiene, nos vemos al espejo como ese adolecente que creyó que tener un bebe era lo más sencillo del mundo.
El tener un negocio conlleva más responsabilidades y conocimientos, desde reparaciones, contaduría, impuestos, trato de personal y por supuesto ventas y más ventas.
Si eres dueño de negocio o estás en vías de hacerlo, te invito a que nos acompañes en este viaje tan emocionante y lleno de satisfacciones que es el ser dueño de tu propio negocio para que así, esos sueños se conviertan en historias de EXITO.

Mis más sinceros deseos

Atte. Fher Ojeda

Share This